Twitter icon
Facebook icon

2º Festival de Teatro en la Calle

Con la presentación de las tres últimas obras en la Avenida Eulogio Cabral, frente al Palacio Municipal de Riachuelo, Finalizó ayer el 2º Festival de Teatro en la Calle. Fueron tres días de fiesta en las arterias de la localidad.

Las actividades de la última jornada comenzaron a las 18.30 con la obra “Inestable” de la Compañía Dúo Sutottos (Andrés Caminos y Gadiel Sztrik), que contó con el auspicio de la Dirección Nacional de Gestión y Programación del Ministerio de Cultura de la Nación. Este espectáculo tomó como eje el miedo y sus derivados; paranoias, fobias, obsesiones y ansiedades. Una puerta mal cerrada o la humedad en una pared son puntos de partida que conducen a la neurosis y que terminan atrapándonos en nuestros propios temores. Inestable es una sucesión de estados de ánimo que hace confundir los límites entre lo real y lo irreal. 

Alrededor de las 20 fue el turno de “Mate con chalupas” del grupo “Los clowns del pasaje”.

En esta obra los intérpretes son los clowns, por lo que se trata de un espectáculo de color y dinámica donde la familia puede sentarse a tomar mates disfrutando de esta maravillosa obra para niños y adultos. La diversión y alegría que expanden los famosos clowns las tendrás en esta maravillosa obra.

Luego,  a las 21, se realizó un “Reconocimiento como uno de los Pioneros al Teatro de Calle”, dedicado a Darío Bustamante. El mismo fue entregado por el Instituto Nacional del Teatro Representación Corrientes y la Casa de los Colores. El cierre fue a las 21.30 con “Wellandia” del grupo “Compañía artística corazón creativa del arte” (CCArt), coordinado por Mariana Terminello. Es una comedia musical original, que recrea un mundo de fantasía donde lo único importante es lo que se ve y no lo que uno siente. En el pueblo de Wellandia sólo importa cuántas estrellas tiene uno y cuántas manchas evita uno.

Diversas presentaciones teatrales se desplazaron por nuestra localidad, escenas de malabarismo y actuaciones expresivas, caminantes en zancos y bailarines cautivaron al fiel público. La propuesta fue basada en espectáculos atractivos, representando a través de escenas callejeras, el sentimiento de fiesta de teatro en Riachuelo.